Nuestros tiempos, Sin categoría, Uncategorized, Vibraciones

Terapias vibracionales

El sostén del cuerpo humano es la energía de la fuerza vital. Desde principios de la humanidad se sabe que la vibración tiene efectos sobre la materia. Todo está en constante movimiento (tercera Ley Hermética), incluyendo al cuerpo humano y todo movimiento es vibración. Dichas vibraciones sutiles, a las cuales estamos expuestos contantemente (se pueden mencionar como ejemplo incluso la vibración de los planetas, de nuestros pensamientos y de nuestras palabras), nos afectan internamente. Las terapias vibracionales y energéticas consideran la energía como una parte fundamental para el correcto funcionamiento del cuerpo humano en su totalidad.

Perciben al ser humano como una entidad que participa de dos realidades a la misma vez,  una física y otra espiritual, pero cuando la energía que fluye a través del cuerpo se estanca, no puede nutrir correctamente determinadas zonas y es entonces cuando se producen los bloqueos energéticos. El estado de salud o enfermedad de la persona incluye el cuerpo físico, la mente y el espíritu. No solamente se trata de sanar un órgano o un sistema, se debe ir a las raíces u origen del desbalance, a las emociones.

Son conocidos el sistema de siete puntos o vórtices energéticos situados en la línea media de nuestro cuerpo y también las rutas energéticas que viajan a través de todo nuestro cuerpo como un gran sistema de autopistas y que se conocen como meridianos. La energía que transita a través de dichos meridianos nutre a todos los órganos, glándulas, sistemas corporales, a cada músculo, nervio, tejido y célula.

Pero si hablamos de la parte exterior de nuestro cuerpo, se puede mencionar el campo electromagnético que envuelve al mismo, que no son otra cosa que campos de energía eléctrica, conocido como aura (caparazón de energía). Los chakras, los meridianos y el aura están íntimamente unidos, formando una complicada red que distribuye  en nuestro cuerpo la energía de la fuerza vital. Este complicado sistema de transmisión y distribución de energía es el foco de todas las terapias que trabajan con la energía.

Se dice que todos poseemos mecanismos que fluyen como una fuerza energética a través del cuerpo, la mente y el espíritu para mantenerlos en un adecuado orden o balance. Activar los mismos es el objetivo de las terapias vibracionales. En la gran mayoría de los casos el modo de vida que llevamos nos lleva a bloquear esta fuerza. Este tipo de terapias nos aproximan al lenguaje del Alma.

Author


Avatar